Emprender, sea cual sea el medio en el que lo hagas, será siempre una aventura

extrema, a veces agridulce pero al mismo tiempo reconfortante, sobre todo cuando

ves como lo trabajado, estudiado y hecho comienza a dar resultados.

 

Sin embargo, como diría el famoso refrán ” del dicho al hecho hay un largo trecho”,

por lo que del punto A al punto B hay un camino a veces largo en el cual podemos

cometer errores sobretodo si estamos comenzando a emprender.

 

A continuación te traigo los cuatro errores más comunes y que más detienen tu

crecimiento, espero te sean de mucha ayuda y los logres identificar para que este

camino que acabas de iniciar —o quizás en el que ya llevas tiempo— tenga las menos

dificultades posibles.

1.- Anclarse al miedo

 

El miedo existe en nuestras vidas desde que nacemos, es algo que muy

probablemente tengamos toda nuestra vida, sin embargo, el miedo bien utilizado

puede ser un aliado ya que puede inspirarnos a mejorar y motivarnos día a día.

 

Sin embargo, hay veces en que el miedo pesa más, tanto que nos detiene antes de

saltar en lugar de impulsarnos, a veces visualizamos el miedo como una gran barrera

que se nos pone en frente y crece hasta evitarnos el paso, realmente el miedo es

como atarse un ancla a la pierna y lanzarse al mar, con la diferencia que esta ancla

llegará al fondo pero no nos ahogará, nos dejará allí en una zona en la que no

moriremos pero tampoco seremos libres.

 

El miedo cuando emprendemos hace que nuestros pensamientos sean pequeños,

que nuestra cabeza se llene de falsas ideas de fracaso, sin embargo el estar

consciente que podemos fallar pero que también podemos ganar, ayudará a dejarlo

de lado, el no olvidar porqué lo hacemos, porqué lo amamos hacer y cuantas vidas

podemos cambiar con nuestro proyecto.

No hay emprendimiento pequeño si el objetivo es quitar el dolor a las personas.

 

 

2.- Rodearte de personas negativas

 

Sabemos que no podemos ver todo de color rosa y como si nada malo pudiera pasar,

hay que ser realistas y analizar lo que realmente podría o no ocurrir al momento de

iniciar un proyecto de emprendimiento, sin embargo hay veces en que las

personas a nuestro alrededor superan su nivel de “realismo” llevándolos a niveles de

negatividad agresiva.

 

Rodearte de personas inadecuadas que no alimenten un entorno positivo para

desarrollar tu proyecto alentará el proceso de crecimiento destinado para ti y tu

empresa, hay que saberse seguros de sí mismos y de lo que podemos hacer, porque

no importa lo que te digan, cuando el objetivo es claro y la meta es correcta, sabes que

lo lograrás; no dejes que nadie te haga pensar lo contrario.

 

A veces cambiar el círculo a nuestro alrededor es necesario, personas competentes

que sepan a dónde van con sus proyectos o con el suyo si se trata de ser parte de tu

equipo, que trabajen con el corazón y que se les note la pasión en lo que hacen y la

alegría porque otros consigan su propio éxito, personas empáticas y determinadas.

 

 

3.- Estancarte

 

El peor enemigo de un emprendedor después del miedo y las personas negativas, es

uno mismo; cuando una persona se conforma y no escapa de su zona de confort está

perdida.

 

Creer que no podemos llegar más lejos o apuntar más alto en nuestro proyecto, es

un error que estanca a los emprendedores, la fórmula secreta para el éxito es la

reinvención y la acción, hay miles de ejemplo de empresas que se negaron a 

actualizarse a salir de su zona de seguridad, por miedo a arriesgarse y ahora están en

el olvido.

 

4.- Desesperarse

 

Emprender es una carrera de resistencia, dejarse vencer por la desesperación al no

tener resultados inmediatos es uno de los errores que sepulta a muchos

emprendedores con un futuro prometedor.

 

Muchas veces fracasar también es parte de emprender, hay veces que ver historias

de éxito en las cuales todo ocurre muy rápido, nos desanima, pero cada estrella llega

a su esplendor a su debido tiempo, lo importante es mantener los ojos en el

premio, el corazón en el sueño y la mente en movimiento.

 

Aunque existen otras equivocaciones más técnicas, definitivamente

estar consciente de factores como el miedo, la confianza y la falta de motivación,

pesan más que cualquier falta de material tecnológico, software o equipo de

producción.

 

¿Qué te parecieron estos errores a notar al momento de iniciar la aventura del

emprendimiento?, ¿crees que hicieron falta más?, no olvides compartirle este post a

quien creas pueda necesitarlo.

  

¿Ya nos sigues?

¡Déjanos un comentario!

Leave a Reply

Your email address will not be published.