¿Le tienes miedo al cambio? Esta es la guía de 5 pasos para adaptarte a cualquier cambio con éxito


 

Hay ciertas cosas en la vida que simplemente nos aterran,

quizá no a todo mundo, pero seguramente al menos una

de estas te pone los pelos de punta:

 

La oscuridad, las alturas, estar solo, hablar en público, y

puede que de alguna manera logres evadir todas estas,

pero si algo es cierto es que existe una a la cual todos

estamos sujetos…

 

El cambio.

 

Es un hecho irrefutable que todo en el universo está en

constante cambio, el tiempo, el clima, las estaciones,

incluso tus átomos están en constante cambio, y ese

cuerpo tuyo que seguramente piensas es estático

reemplaza completamente todas sus células cada

cierta cantidad de años.

 

Entonces, si es algo a lo que estamos sujetos

constantemente…

 

¿Por qué le tenemos tanto miedo?

 

Nos aleja de nuestra zona de confort.

 

Seguramente te has encontrado en una situación en

donde tuviste que cambiar de trabajo, o a lo mejor mudarte

a una ciudad que no conoces y tuviste que empezar de cero.

 

El cambio nos mueve hacia adelante en un proceso

constante de evolución y nos empuja a circunstancias a

las que no estamos precisamente acostumbrados.

 

Es una medida de seguridad.

 

Hay una parte de tu cerebro a la cual no le interesa ese

nuevo emprendimiento que llevas meses planeando, ni

ese proyecto que puede generarte nuevos ingresos, no le

interesa mantenerte en forma, ni que te arriesges a

preguntarle a ese chico o chica si quiere salir contigo.

 

Lo que sí le interesa, es mantenerte seguro.

Pero… ¿Qué cosas interpreta tu cerebro como seguridad?

 

¿Tienes un techo? ¿Comida en el refrigerador?

¿Televisión e internet para ver Netflix los fines de semana?

 

Para tu cerebro todas estas cosas representan la

estabilidad que necesitas para sobrevivir en un mundo que

pudiera ser peligroso o desconocido, y va a hacer lo

posible por mantenerte ahí.

Nos recuerda que nada es para siempre.

 

Posiblemente esto es algo que hayas escuchado antes:

“Nada es seguro en la vida excepto la muerte”.

 

Tu cuerpo está envejeciendo, las especies del planeta

desaparecen eventualmente, esa persona que tanto amas

no va a estar para siempre, todo alrededor de ti está en un

proceso de degradación constante… a menos que sean

“popotes” o “unicel”, esas cosas nunca se degradan 🙁

 

Pero de vuelta al punto, y es que eso que llevas años

construyendo y a lo cual has desarrollado cierto apego va

a desaparecer… Y esto nos aterra.

 

Sin embargo, a pesar de todos estos diferentes factores,

tu miedo al cambio puede atribuirse a un solo

pensamiento:

 

La idea de que no eres lo suficientemente capaz o valioso

para generar las mismas circunstancias en las que estás.

 

La verdad es que…

 

Tienes miedo de que te deje tu pareja porque crees que

nadie más va a quererte.

 

Tienes miedo de mudarte porque no podrás adaptarte a un

nuevo entorno.

 

Tienes miedo de perder tu trabajo porque no serás capaz

de reemplazarlo.

 

El miedo al cambio, al igual que todos los demás miedos,

es simplemente una idea a la cual te has aferrado, la has

convertido en tu modo de vida y hoy puede ser ese factor

que te detiene de crecer, evolucionar y convertirte en una

mejor versión de ti mismo.

 

Afortunadamente, las ideas también pueden cambiarse, y

perder este miedo es cuestión de hacer ajustes pequeños

en tu forma de pensar que te liberarán de cualquier

atadura y llevarán a un estado de evolución que quizá

antes no hubieras imaginado.

 

Así que aquí te compartimos algunas cosas que puedes

hacer para abrazar el cambio y ser exitoso en cualquier

circunstancia:

 

1. Enfócate en lo positivo.

Todo cambio trae algo bueno. Y si, puede sonar cliché,

pero es cierto.

 

Gran parte de las veces los cambios traen inestabilidad a

nuestras vidas, y es muy posible que parezca que has ido

hacia atrás o que las cosas simplemente empeoraron.

 

Sin embargo el cambio te obliga a crecer física, emocional

y mentalmente, y es una excelente oportunidad para

ponerte a prueba y probarte a ti mismo que puedes

resurgir y tomar control de tu vida.

 

Siempre que te veas enfrentado por una situación que te

genere inestabilidad, enfócate en lo que puedes lograr, y

no en lo que vas a perder.

2. Encuentra nuevas formas de hacer las cosas.

El cambio es una oportunidad perfecta para sentarte y

analizar qué es lo que estás haciendo mal que podrías

cambiar y obtener mejores resultados.

 

¿Te dejó tu pareja? Piensa en cómo podrías mejorar tú

como persona para tener relaciones más plenas.

¿Perdiste tu trabajo? Muy seguramente hay algo allá

afuera que te apasione todavía más y que podrías tomarte

el tiempo para explorar.

 

3. Haz meditación.

 

El cambio trae inestabilidad, y todo empieza en la mente.

 

Aprender algún tipo de meditación te va a ayudar de

manera definitiva, no solamente a adaptarte a los cambios,

sino a eliminar el estrés que generas día a día con tus

pensamientos.

 

La meditación te ayuda a tener claridad, paz mental, y te

permitirá tomar decisiones conscientemente en vez de

reaccionando con estrés o con inseguridad.

 

Algunas recomendaciones son el Mindfullness, o el

Vipassana.

 

4. Identifica los obstáculos y toma acción.

 

Cada nueva circunstancia viene acompañada de nuevos retos.

 

Seguramente, esta es una de las razones por las cuales

tenemos miedo al cambio. Sin embargo, es posible

tomarse el tiempo para planear y estar preparado para

esos retos.

 

Tómate el tiempo de escribir cuáles son los retos u

obstáculos que ves por delante, y por cada uno escribe

pequeños pasos o acciones que podrías tomar para

anticiparte.

 

Tener un plan de acción te ayudará a recuperar esa

estabilidad que quizá el cambio te haya quitado.

 

5. Acepta, acepta, acepta…

 

¿Recuerdas lo que platicamos al principio?

 

El cambio es inevitable, tu vida nunca será completamente

estática y no hay nada que puedas hacer al respecto.

 

Así que… ¿para qué sufrirlo?

 

Acepta que va a suceder ya que es parte de la vida,

relájate, suelta el control, y confía.

 

Nada en la vida dura para siempre. Ningún dolor, ninguna

alegría. Ten esto en mente y te vas a dar cuenta que lo

mejor que puedes hacer es aceptar tu presente, agradecer

tu pasado y emocionarte por el futuro, ya que

probablemente traiga cosas buenas para ti.

 

_____________________________________________

 

¿Qué podrías lograr en tu vida si perdieras el miedo a

lanzarte, tomar acción y abrazar los cambios que son

parte natural de tu crecimiento?

 

Comenta aquí abajo y comparte éste artículo con aquellas

personas que necesiten perder el miedo y adaptarse al

cambio.

 

¡Mucho éxito!

 

 

 

 

¿Ya nos sigues?

¡Déjanos un comentario!

1 Comment

  • Carolina

    Reply Reply July 19, 2017

    Quiero agradecer el tiempo que dedican a dar estos consejos. La verdad es que estoy en un punto en donde sólo queda subir…!!! Tal como dicen ustedes el miedo al cambio nos aterra y muchas veces perdemos el control de nuestras propias vidas y mentes debido a este miedo. Sé que voy a superar esta “etapa”. Nuevamente agradezco toda la información que entregan.

    Un abrazo

Leave A Response

* Denotes Required Field